Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Formamos parte de una sociedad que parece encontrarse en una exponencial de generación de conocimientos y aplicaciones tecnológicas y no podemos evadirnos, somos usuarios, pasivos o activos, de la tecnología. El ejemplo más claro son los teléfonos portátiles.  Aunque el móvil no está incorporado en nuestro organismo, se ha convertido en una herramienta vital para el humano. 

La incorporación de dispositivos cibernéticos en el cuerpo humano ha dado lugar a una «nueva especie» conocida como Cyborgs (diminutivo de 'cybernetic organism'). Un cyborg es esencialmente un sistema hombre-máquina, en donde el dispositivo incorporado puede monitorear o intervenir en la regulación y/o control de una función humana. 

Los primeros cyborg fueron desarrollados en 1998 por el profesor de cibernética K Warnick, a quién en un primer modelo le implantaron un chip RFID que permitía rastrear sus movimientos. En un segundo experimento al Dr Warnik le implantaron 100 electrodos conectados a los nervios del brazo que harían de puente para recoger la información que era enviada al cerebro, de manera de que la señal analógica de los nervios, al realizar movimientos con el brazo, pudiera convertirse en digital y gestionarse a través de un ordenador.  

Otros Cyborgs han surgido desde entonces, siendo N Harbisson el más conocido actualmente. Harbisson nació con acromatopsia, lo que le impide distinguir la gama completa de colores y por lo tanto su visión es sólo en blanco, negro y grises. Un eyeborg consistiendo de un sensor y una antena, colocados en la cabeza, y conectados a un chip que lleva en la nuca permite la conversión de las frecuencias de luz percibidas por el sensor, en frecuencias de sonido audibles que viajan por los huesos del cráneo. Con el Eyeborg Harbisson es capaz de escuchar hasta 360 colores. Harbisson ha sido el primer Cyborg de la historia reconocido como tal por un gobierno, ya que en la foto de su pasaporte británico aparece con su ojo artificial.

La visión popular es que en las civilizaciones futuras muchos individuos serán robots humanoides que superarán en inteligencia al hombre. En Techlab creemos que existirán los robots, algunos humanoides, pero la civilización estará predominantemente conformada por humanos y cyborgs.  En nuestras extraescolares de robótica educativa hacemos énfasis en mostrarles a nuestros jóvenes alumnos la amplitud de funciones que puede abarcar la robótica, pero en su fundamento los robots no hacen más que funciones humanas.